The Count Bishops, "Speedball"

El Pub Rock para mi es uno de los movimientos musicales más excitantes y sinceros que han existido, no había nada fingido en ello, independientemente de poses y modas, los grupos que formaron parte de ese movimiento en sus inicios, no tenían ninguna pretensión más allá de tocar y pasar un buen rato. Fueron ellos, antes que los Punks, los que devolvieron la inocencia al Rock and Roll en una época de acartonadas estrellas y rock de estadio.

Ellos fueron la respuesta a una escena tremendamente aburrida dominada por los grupos de rock progresivo y sinfónico tan populares en la época. Corrían principios de los 70 en Inglaterra, y en muy poco tiempo surgieron un montón de bandas entusiasmadas por el catálogo de grupos y solistas de color de sellos como Chess, Stax, Motown o Excello, pero también compatriotas suyos de los 60 fueron una fuerte fuente de inspiración. Resumiendo, en la primera mitad de los 70 no era nada raro encontrarse en los numerosos Pubs del país, pequeños grupos tocando música inspirada en Muddy Waters, Chuck Berry, Slim Harpo o Bo Diddley, pero también en los Who, Pretty Things, Kinks o Rolling Stones, con la única idea de divertirse, beber gratis y quizás impresionar a alguna chica.

Nombres imprescindibles como Nick Lowe, Elvis Costello, Graham Parker o el mal logrado Joe Strummer se curtieron en los Pubs de Inglaterra, sin olvidar a los esenciales Dr. Feelgood, toda una institución y debilidad personal, que convulsionaron las listas de éxitos del país a base de latigazos de Rhythm and Blues llenos de chulería y elegancia, o Eddie and the Hot Rods, hoy no muy populares pero con una discografía que habla por sí sola, que enlaza el High-Energy con certeros trallazos de Power-Pop, que mientras influyeron a los Punks el público se olvidó de ellos. Pero si hay un grupo que merezca mención especial, estos son The Count Bishops, surgidos en Londres en 1974, que al igual que Dr. Feelgood tocaban Rhythm and Blues, pero su visión era mucho más cafre, con un espíritu más próximo al Garage-Punk americano de los 60.

Los Count Bishops fueron la primera referencia de la discográfica londinense Chiswick Records, imprescindible para entender el movimiento Pub-Rock, que entre 1975 y 1982 editó obras de Damned, Dr. Feelgood, los 101’ers de Joe Strummer, Radiators o Motorhead entre otros. Chiswick Records cerró sus puertas en 1982, pero su fundador Ted Carroll continuó en el negocio discográfico con Ace Records, sello dedicado a rescatar desconocidas joyas del pasado que hoy día, a pesar de la decadente industria discográfica generalista, se mantiene en un fabuloso estado de salud.

Volviendo a los Count Bishops, “Speedball” es como se llama su primer trabajo. Se trata de un E.P. de cuatro canciones que gira a 45 revoluciones por minuto, a un ritmo endiablado y con una fuerza visionaria, que sin tan siquiera imaginarlo abrirían la brecha al movimiento Punk. En el año 1975, fecha de edición del E.P., Ted Carroll describía así al grupo:

“The Bishops son exactamente el tipo de banda que estábamos buscando cuando empezamos con este sello (Chiswick Records). Tienen la energía en estado bruto y la emoción perdida en la música de hoy. Sigo fascinado cuando pienso en la sesión de cinco horas en Pathway cuando la banda grabó trece fantásticas canciones, cuatro de las cuales están incluidas aquí. Después de escuchar este E.P. estoy seguro que estarás de acuerdo conmigo que mientras haya bandas como los COUNT BISHOPS cerca, el futuro del Rock and Roll estará seguro”.

Con estas sinceras palabras, así presentaba Carroll a los Bishops, y no es para menos. El artilugio muestra en la portada a un grupo de cinco macarras en sus motos, con cara de pocos amigos, y debajo el título “Speedball”, que no se refiere precisamente a cierto explosivo combinado opiáceo, es mucho más que eso, se trata de un mortífero cóctel de Rhythm and Blues, cuatro temas ajenos tocados a ritmo frenético, repletos de un espíritu juvenil que transmite inconformismo y mucha mala leche, pero también son una patada directa a la entrepierna gracias a ese par de guitarras que apestan a Rhythm and Blues con toda la energía del Punk, y un tremendo y pendenciero cantante (Mike Spenser), que se merienda un tema tras otro poniendo toda la carne en el asador en nombre del Rock and Roll más directo. Da igual que solo haya versiones, sencillamente las hacen suyas como si sonaran por primera vez. Se meriendan “Route 66”, un recorrido por la famosa Ruta Norteamericana en tan solo dos minutos y medio. Prenden fuego al clásico “I ain’t got you” de Clarence Carter, más próxima. a los Yardbirds de Eric Clapton que a Jimmy Reed. En la otra cara inyectan a “Beautiful Delilah” de Chuck Berry velocidad y tensión sexual en una tremenda adaptación que no deja indiferente, y para terminar, la aplastante lectura de “Teenage Letter” te golpea de lleno con un clásico e insistente riff, que sugiere evasión y descontrol, más cercana a los Sorrows que a Big Joe Turner, pero en esencia con el mismo incendiario común denominador.

Veinte años después de la edición de “Speedball”, en 1995 Ace Records, como no podía ser de otra forma, editó una edición ampliada que contenía el E.P. al completo más once temas extras grabados en esa misma sesión de 1975, o por lo menos en esa época. Siguen con las versiones, escogidas con enorme buen gusto e interpretadas con el mismo nervio, pero a pesar de todo, los cuatro temas seleccionados para el E.P. original se llevan la palma.

En cuanto a la trayectoria de los Bishops, al poco tiempo la formación original se deshizo, el cantante Mike Spenser fue expulsado del grupo, y continuaron grabando algunos discos, de los cuales “Count Bishops” de 1977 es realmente bueno, pero en esa época el Punk venía pegando muy fuerte, y por increíble que parezca, aunque los Bishops y demás grupos de Pub-Rock avivaron la llama del Punk, fueron injustamente olvidados y no tardaron en desaparecer o, en el mejor de los casos, adaptarse a los gustos de la época. Parece un triste final para este excitante movimiento, pero a pesar de los cambios de modas, el Rock and Roll con sabor a cerveza y olor a tugurio siempre perdurará mientras aún haya salas dispuestas a apoyar a los grupos y organizar conciertos.

Este artículo está dedicado al mal logrado Zeon De Fleur.

La poderosa “Teenage letter” incluida en el E.P.

Una muestra de su poderío en directo, ya sin el cantante original

Anuncios

4 comentarios to “The Count Bishops, "Speedball"”

  1. Anonymous Says:

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  2. Oscarkotj Says:

    Gran articulo para una banda impresionanteOscarkotj

  3. Anonymous Says:

    Sí estáis interesados en conocer detalles de The Count Bishops y todo lo relacionado con el Pub Rock existe un libro escrito en español llamado Música y Cerveza (la historia del Pub Rock) que lo explica muy bien. Es una pasada de libro y muy recomendable para entender la música de los setenta y los ochenta. Todo un hallazgo.

  4. Pepo Says:

    Ese libro tiene muy buena pinta. Caerá en brevehttp://elmostradorderob.com/2010/02/02/musica-y-cerveza/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: