Sex Museum

Si el anterior post trataba de unos cuantos grupos favoritos, los Sex Museum en el universo personal se acoplan perfectamente en esta categoría. Madrileños de nacimiento, les recuerdo perfectamente desde temprana edad. Corría 1986 o así, y una calle de mi ciudad estaba empapelada de carteles que anunciaban su primer LP. No les conocía, pero su imagen se me quedó grabada desde entonces. Lucían serios, mal encarados y distintos a los grupos de entonces… Y luego estaba su rompedor nombre,  “El Museo del Sexo”, sin duda no se andaban con medias tintas, y supe desde el primer momento que ahí había acción.

Han pasado 25 años y todo sigue igual (o mejor). Sex Museum conservan la misma garra, honestidad y carácter, pero sobre todo una insobornable y modélica independencia propia del que cree en lo que hace. Siempre ellos mismos, ajenos a contaminantes externos como moda, fama o dinero. Han sembrado una sólida discografía, experimentando con distintos sonidos y texturas.  Han currado mucho, y cuando se han sentido cansados han parado con dignidad, para volver después con más fuerza. Actualmente conservan una formación estable desde hace años (quizás la mejor),  y todavía son capaces de sorprender, pero sobre todo de achicharrar las pestañas de cualquiera con sus amplis puestos al 10.

Nacieron bajo la rigurosa estrella del Garage y Rhythm and Blues más salvaje, poniendo los puntos sobre las “ies” con “Fuzz Face”, hoy carne de cañón en el mundillo del coleccionismo discográfico. Pero ya se veía que eran distintos, y temas como “You” o “Drugged personality” se lanzaban hacia abismos más duros, algo más lejanos del Garage revival. Su siguiente aventura la comparten con los Macana, otra banda madrileña de Garage, que resuelven con  un flamígero LP conjunto donde introducen elementos de Psicodelia de finales de los 60, que les aleja aún más del Garage al uso. En 1989 llega “Independence”, y supone un salto cualitativo (con temazos de gran nivel), pero también cuantitativo en cuanto a público. Estéticamente cambian su peinado Mod por largas melenas, las canciones mutan hacia el Rock duro de los 70, y definitivamente se alejan de sus primeros tiempos, pero siguiendo una evolución natural que una parte de su público más conservador no les perdona.

Sex Museum reciben los 90 con “Nature’s way”, lleno de metralla Hard-Rockera que no habla de amor, sino de debilidad humana. Los Museum se auto afirman como una potente banda de Rock and Roll, pero también desarrollan su vena más Psicodélica, e invocan a Hendrix o Spirit mezclando narcóticas texturas de órgano Hammond. Le sigue “Fabulous & Furry”, doble LP grabado en directo. Un disco lo graban sin público, y lo forma nuevas y desbordantes canciones llenos de alucinógenos intercambios de riffs de órgano-guitarra .  El otro consta de viejos temas que tocan ante un público entregado, que consolida a los Museum como una precisa y contundente apisonadora de directo. A mediados de los 90 publican “Sparks” y “Sum”. Ambos desprenden elaboradas volutas de Rock cada vez más personal, con sus señas de identidad características de candente Hard-Rock y Psicodelia, pero también desarrollan bonitos medios tiempos. Además en “Sparks” rinden tributo a una de sus máximas influencias: The Who.

En este punto, Sex Museum aunque estaban en su mejor momento de popularidad, se toman un merecido descanso debido a la factura que pasa el desgaste de las agotadoras giras. Por suerte no es un adiós definitivo, y vuelven en el 2000. Desde entonces, aunque han tenido que compaginar los múltiples proyectos paralelos de sus miembros, algunos tan exitosos como Coronas y Corizonas, han continuado grabando y girando con regularidad. Su último disco del 2011 se llama “Again & Again”, y se puede apreciar los múltiples registros de la banda, además de resumir perfectamente como han ido creciendo y evolucionado a lo largo de todos estos años. Un tiempo que se traduce en experiencia y sabiduría, pero que no implica acomodarse en la poltrona de la veteranía ni nada parecido. Esta gente todavía tiene muy mala leche y mucho que ofrecer, ya sean discos y conciertos.

www.sexmuseumrock.com

Anuncios

2 comentarios to “Sex Museum”

  1. Carla Says:

    No los conozco desde hace tanto tiempo, pero les vi de casualidad en el Low Cost del año pasado y son desde entonces mi grupo Español favorito. Muy buen artículo y que siga extendiendose la voz sobre un grupo tan bueno y tan desconocido.

  2. Pepo Says:

    Carla, Sex Museum siempre son garantía, son harina de otro costal, siempre puedes contar con ellos, independientemente de acercarse a un estilo más o menos afín a cada uno… y por la infernal gloria de Randy California o John Cippolina, por aquí siempre se extenderá la endiablada voz de los Museum.

    saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: